Klaus Tabarelli -esta era mi vida

per aspera ad astra – tan colorida como una nebulosa estrellada, esa fue mi vida.
Haga clic para ampliar.

Sé que muchas veces después de un alto hubo un valle bajo
He esperado tantas veces en vano, lo he sentido y sin embargo lo he apostado
Pedí mucho y seguí fallando, así era mi vida.
Y hoy miro hacia atrás para ver si puedo perdonar y ser perdonado
Que puedes decir eso, así que vive tu vida.
Porque ¿qué sería un hombre que no es hombre, que no es él mismo como hombre? ¿Quién no llora, quién no ríe, quién no miente, quién no se equivoca? Que nunca admite que es demasiado tarde, así fue mi vida.

Excerpt from : So war mein Leben (Mary Roos) – Source: Musixmatch Songwriter: Gilles Thibaut / Claude Francois / Jacques Revaux Lyrics of So leb‘ Dein Leben (My Way) © Jeune Musique Ed.

Ouverture

Nací el 16 de junio de 1920 como el mayor de los 4 hijos que sobrevivían en ese momento en Trechtingshausen, cerca de Bingen, en el Rin, como hijo de Johann Baptist Tabarelli y Elisabeth (Elli) Walldorf née Tabarelli. Mis hermanos menores fueron *1923 Christa (Dina) Tabarelli, *1925 Magda Tabarelli +1932 ,*1928 Adam Tabarelli, *1938 Hans Willi Tabarelli.

Mi lugar de nacimiento y primer hogar paterno fue entre 1920 y 1922 en la calle Römerstraße, en lo que más tarde se convirtió en Haus Schmengler, antes de que nos trasladáramos a la casa de mi abuelo Johann Walldorf *1861 en la calle Rheinstraße (ahora Im Winkel 4). Mi padre era ferroviario y todavía cultivaba viñedos a la izquierda (RLP) y a la derecha del Rin (Bodental en Hesse) en su tiempo libre.

Klaus Tabarelli a los 14 años. Haga clic para ampliar.

Años de escuela y aprendizaje

Asistí a la escuela primaria de Trechtingshausen a partir de 1926. Aquí hay una foto de las clases masculinas 1918-1922 en 1933, envueltas en el zeitgeist de la toma del poder por los nacionalsocialistas con banderas y retratos de Hindenburg y Hitler.

Estoy de pie en la fila superior, 9º por la izquierda. En la 3ª fila desde abajo en el extremo izquierdo como 1º mi primo Heinrich Tabarelli (15 años). En la 2ª fila desde abajo en el extremo izquierdo como 1º mi primo Friedel Tabarelli (13 años) y como 6º mi más tarde cuñado Hermann Metzroth (12 años). En la fila de abajo, 3º por la izquierda, mi más tarde cuñado Heinrich (Heini) Hanß (11 años).

Después de la escuela empecé un aprendizaje como electricista en una empresa de Schweppenhausen. Durante años, solía recorrer la distancia desde Bingerbrück en bicicleta. Se trataba de un reto deportivo para el que mi forma física como gimnasta me servía de mucho, ya que a los 8 años me había apuntado al club local de gimnasia Turnverein Trechtingshausen 1921 y era una gimnasta diligente y atleta de atletismo. He podido ganar premios Hindenburg en varios festivales de gimnasia.

Klaus Tabarelli a la edad de 12 años, fila de atrás a la derecha. Fuente de la foto: archivos del club Turnverein Trechtingshausen 1921. Haga clic para ampliar.
Certificado de ganador 1933 Nicolaus Tabarelli a la edad de 13 años. Fuente de la imagen: Fam. Archiv. Haga clic para ampliar.

En el astillero

Después de terminar mi aprendizaje, había tres buenas razones para trabajar en el astillero Krupp Germania de Kiel. En primer lugar, quería ampliar mi experiencia profesional; en segundo lugar, el astillero atraía a jóvenes con buenos sueldos para la construcción del crucero pesado „Prinz Eugen“; y en tercer lugar, también era un rastro de aventurerismo y romanticismo naval lo que me atraía a la costa, donde mi primo Josef Tabarelli ya trabajaba como ingeniero naval y mi primo Heinrich Tabarelli se unía a él. Como sólo tenía 17 años, mi padre tuvo que acompañarme a Kiel para firmar el contrato de alquiler de mi vivienda.

Crucero pesado Prinz Eugen. Haga clic para ampliar.

Tras el trabajo en el taller de los astilleros o en la panza del „Prinz Eugen“, la construcción del submarino fue impulsada con especial intensidad y se me asignó la instalación del sistema eléctrico de a bordo del submarino. Y así sucedió que al principio de la guerra no fui reclutado en las tropas, sino que fui puesto en el Reino Unido (Unabdömmlichkeit) debido a la prioridad que se le daba ahora a la construcción de submarinos.

Casco de barco en U en sección transversal con sala de máquinas.
Haga clic para ampliar.

Pero incluso lejos del frente, la vida no estaba exenta de peligros. Una de mis tareas era estar presente durante las pruebas de los submarinos como electricista de a bordo. Varias veces sufrí ataques aéreos y fuego de torpedos, porque los aliados hicieron todo lo posible para hundir los submarinos antes de que pudieran entrar en servicio. Pero con mucha suerte siempre llegamos de nuevo a los muelles del astillero.

Submarinos tras la botadura frente a Friedrich-Krupp-Germaniawerft AG.
Haga clic para ampliar.

En la tormenta de fuego de Gomorra

En 1943, el año de la guerra, sobreviví milagrosamente a la lluvia de más de 100.000 bombas explosivas e incendiarias de la „Operación Gomorra“ por parte de una flota de bombarderos anglo-estadounidense durante una estancia de un día en Hamburgo, el 24/25 de julio. En pocos minutos se planificaron decenas de miles de incendios individuales que se combinaron para formar una conflagración de cinco horas con un calor extremo de 1.000 grados centígrados con fuerza de huracán para 400.000 personas afectadas en los barrios obreros. La gente murió quemada en sótanos y refugios. Estaba sentado en el búnker cuando mi vecino cayó en mi regazo, muerto por una esquirla de bomba. Inolvidable.

https://www.ndr.de/geschichte/chronologie/Feuersturm-vernichtet-Hamburg,feuersturm100.html

Klaus Tabarelli a los 25 años. Haga clic para ampliar.

Estudiar ingeniería eléctrica

Después de la guerra, me matriculé en lo que entonces era el Rheinisches Technikum Bingen, ahora el TH Bingen, para estudiar ingeniería eléctrica, y hoy soy probablemente el graduado vivo más antiguo del programa de Dipl. Ing. (FH). Para que las clases tuvieran lugar, cada estudiante tenía que llevar una briqueta o unas brasas para calentar la sala de conferencias en el frío invierno de la posguerra. También ayudamos como brigada de limpieza y desescombro para hacer posible nuestras clases. Haga clic para ampliar.

16.06.2020 TH Bingen se felicita por el centenario
Foto: Archivo TH Bingen. Haga clic para ampliar.

Durante la reconstrucción del puente Herder en Bingen, se me asignó la tarea de supervisar la seguridad eléctrica de las líneas aéreas tendidas en el suelo y el suministro de energía eléctrica para los equipos de construcción.

Independencia y creación de una empresa

Después de terminar con éxito mis estudios, mi verdadero objetivo era trabajar como ingeniero eléctrico en la industria. Sin embargo, estos trabajos eran escasos en aquella época. Como estaba casado con Christine (Christel) Metzroth desde 1948 y había sido padre de Alfred Adam Tabarelli el 11 de junio de 1949, tenía que mantener a mi joven familia. Decidí hacerme autónomo. Mis comienzos en la tienda de electricidad fueron modestos en el ático reconvertido de la casa de mis padres en la calle Rheinstraße (hoy Im Winkel 4) en Trechtingshausen. Tanto la familia como mi negocio crecieron con el nacimiento de mi segundo hijo, Lothar Heinrich Tabarelli, en 1957.

Nuevo edificio en Staab

Por ello, decidimos construir un nuevo edificio en 1960. Directamente en la B9, en el extremo norte de Trechtingshausen (Im Staab), adquirimos un terreno y construimos una casa residencial en lo que entonces era la Koblenzer Strasse 109c con un local comercial y un taller. En la época del boom de la construcción en Trechtingshausen, con varias urbanizaciones nuevas, mi empresa de instalaciones eléctricas llegó a tener hasta siete empleados, a la mayoría de los cuales también formé como aprendices y oficiales. Mi esposa Christel se ocupaba de nuestra tienda de artículos eléctricos. Continuamos con el negocio hasta que cumplí 70 años.

Refundación de T.u.S. Trechtingshausen 1921

Tras la Segunda Guerra Mundial, en marzo de 1947 se formó un grupo de 10 personas en torno a Klaus Vogel y a mí para refundar la T.u.S. Trechtingshausen 1921 , que fue aprobada por el poder de ocupación el 7 de febrero de 1948. Fui elegido para el cargo de director general 1948-1952.

Fútbol en la T.u.S. Trechtingshausen 1921

En 1951, otro deporte, el fútbol, se estableció en la T.u.S. Trechtingshausen 1921 y necesitó un campo de deportes. Fui corresponsable de su construcción en el Rin con la planificación, la financiación y la superación de la resistencia de los anteriores inquilinos de la parcela.

Para sorpresa de todos, el joven equipo de Trechtingshausen, dirigido por Gerd Köhler y Hans-Gerd Reinehr, ganó el campeonato y el ascenso en su primer año de juego.

Insignias de gimnasia y deportes

Con la construcción del nuevo gimnasio de Trechtingshausen en 1977, asumí con gusto el cargo de director de gimnasia del equipo de mayores hasta que dejé esta función en 2003 a la majestuosa edad de 83 años. Hasta ese año, completé la insignia deportiva anual (la vigésima a la edad de 80 años) y también actué durante muchos años como examinador de insignias deportivas en el T.u.S. Trechtingshausen 1921, que durante muchos años estuvo en el grupo superior de los clubes en Rheinhessen debido al alto número de insignias deportivas exitosas y fue honrado por esto.

90 años como miembro de la T.u.S. „Rheinstein“ Trechtingshausen 1921 e. V.

En 1983, el T.u.S. „Rheinstein“ Trechtingshausen 1921 e. V. me deleitó con la condición de miembro honorario, y en 2018 fui honrado por mis 90 años de afiliación.

Desde la izquierda: Albrecht Schaust (Comité Ejecutivo), Klaus Hamm (miembro con 70 años de antigüedad), Klaus Tabarelli (miembro con 90 años de antigüedad), Jürgen Elsner (miembro con 50 años de antigüedad), Franziska Moritz (Presidenta de la T.u.S.) / Fuente: Archivo fotográfico de la T.u.S. 1921 Trechtingshausen.
Haga clic para ampliar.

La cornucopia de la vida

Desgraciadamente, la vejez también me trajo algunas desventajas y golpes del destino. En 1990 perdí el centro de visión nítida de un ojo debido a una degeneración macular, y diez años después perdí también el segundo ojo, lo que limitó gravemente mi vida. Mientras mi esposa Christel vivió en la casa conmigo, sustituyó mis ojos lo mejor que pudo. Me jubilé en 1990.

Desgraciadamente, tras una exitosa operación de rodilla en Bingen, mi mujer falleció durante el posterior periodo de rehabilitación en Bad Dürkheim en 2014, de forma totalmente inesperada, innecesaria y en circunstancias médicamente molestas.

Aniversarios de matrimonio

No sólo vivimos juntos nuestros aniversarios de matrimonio, 1973 de Plata, 1998 de Oro, 2008 de Diamante, 2013 de Hierro y esperamos con ilusión las Bodas de Gracia en 2018, sino que también realizamos amplios viajes anuales de vacaciones antes con los hijos Alfred y Lothar sobre todo al Mar del Norte y al Mar Báltico, más tarde como matrimonio a diferentes lugares como vacaciones en balnearios o con las cohortes escolares de Trechtingshausen de 1920 y 1928, así como con los matrimonios de la promoción de ingenieros de 1948 en el país y en el extranjero.

Abuelos

En 1983 nos convertimos en abuelos y nos alegramos de tener a nuestra nieta Petra Alexa Tabarelli, que también me apoya hoy. Tras licenciarse en la Escuela Hildegardis de Bingen, estudió con éxito historia en la Universidad Johannes Gutenberg. Hoy dirige el archivo municipal de la ciudad de Bingen y publica temas de la ciudad de Bingen en medios digitales. En privado, se toma el tiempo de registrar mis experiencias descritas oralmente y de asesorar conceptualmente al autor sobre la presentación.

El centenario

Fue una gracia especial llegar a los 100. Un estilo de vida activo relativamente estimulado tanto física como mentalmente, una medicación bien ajustada así como una muy buena atención médica por parte de mi médico de cabecera, el Dr. Wolfram Emig, así como, en caso necesario, por otros especialistas del Hospital del Espíritu Santo de Bingen, fueron la base para contemplar con gratitud la cornucopia de los 100 años el 16 de junio de 2020.

Habíamos elegido Burg Reichenstein, el castillo principal de Trechtingshausen, como lugar para la pequeña celebración familiar con vecinos, amigos y dignatarios. El lugar donde mi abuelo Giacomo Tabarelli, como inmigrante de Ospedaletto valsugana, realizó los trabajos de pavimentación en técnica de terrazo para el propietario Barón Nikolaus Kirsch-Puricelli durante la ampliación del Castillo de Reichenstein en un castillo residencial de 1898 a 1902.

Por la noche, Uwe y Sabine Hanß y su hija me ofrecieron un espontáneo y animado concierto instrumental delante de mi casa en compañía de mis muy buenos y siempre serviciales vecinos como colofón a mi aniversario.

El undécimo decenio

Los deportes de competición y el hecho de ser oficial de deportes en el T.u.S. 1921 Trechtingshausen ya son cosa del pasado para mí. A los 95 años, todavía era capaz de recorrer los 2 km que separan la tumba de mi mujer de la capilla Clemens o de ir a la iglesia, utilizando cuidadosamente un bastón, pero en los últimos años mi radio de acción se ha reducido hasta mi casa.

Mi hijo Alfred y su familia me cuidan en todos los sentidos en mi vida actual más allá de 100 en la casa y me llevan al médico/clínica o a los minutos contemplativos en la tumba de mi amada esposa. Mi segundo hijo, Lothar, está en contacto regular conmigo por teléfono y me anima cuando surgen problemas.

También estoy agradecido a mi hermano menor, Hans-Willi Tabarelli, que vive en Trechtingshausen y que, como manitas consumado, es capaz de ayudarme rápido y bien con los pequeños problemas de la casa.

Mi comida viene sobre ruedas del proveedor local. Mi televisor me sirve de radio durante el día, ya que me interesa intensamente la actualidad local e internacional. Escucho con gran participación los programas deportivos, especialmente el fútbol, los deportes de invierno y el atletismo, y sigo el juego mentalmente. Aunque, por desgracia, mi vista está drásticamente limitada y estoy clasificado como ciego, sigo estando bien informado sobre los acontecimientos mundiales.

La memoria abre la ventana temporal 1936

En una visita al médico en agosto de 2021, estábamos hablando de los Juegos Olímpicos que acababan de celebrarse en Japón cuando mi memoria a largo plazo abrió de repente una ventana temporal. Sorprendentemente para mi hijo Alfred, conté que en 1936 utilicé un billete gratuito del Reichsbahn de mi padre para viajar solo a Berlín a la edad de 16 años, donde mi padre había dispuesto que me quedara con un colega ferroviario que me cuidó in situ durante unos días. El 3 de agosto asistimos a la final olímpica de los 100 metros, ganada por Jesse Owens en 10,3 segundos. Al día siguiente también ganó las medallas de oro en los 200 metros y en salto de longitud, y se llevó el 4x oro con el equipo de relevos.

Klaus Tabarelli a los 101 años. Haga clic para ampliar.

Quo vadis?

Lo que el futuro depara a la mente, el alma y el cuerpo no está en mis manos. Tengo curiosidad por ver cómo se desarrollan las cosas… Como dijo mi padre, Johann Baptist Tabarelli, cuando cumplió 90 años: „La vejez debe soportarse como una enfermedad“. Yo lo veo con más optimismo:

La edad madura es capaz de todas las alegrías de la juventud floreciente, y la vejez de todas las alegrías de la infancia.

Joseph Joubert (1754 – 1824), moralista francés

Autoría

Esta vita se basa en un texto básico más compacto de Marliese Tabarelli-Weinheimer, que escribió para los medios de comunicación en mi centenario. Ha sido ampliada por Alfred Tabarelli hasta su estado actual.

Perfiles